Víctor Samuel Rivera

Víctor Samuel Rivera
El otro es a quien no estás dispuesto a soportar

Datos personales

Mi foto
Lima, Peru
Doctor en filosofía. Magíster en Historia de la Filosofía. Miembro de la Sociedad Peruana de Filosofía desde 1992. Como información general, tengo 51 años, hago pesas, crío tortugas peruanas Motelo y me enorgullezco de mi biblioteca especializada. Como filósofo y profesor de hermenéutica, me defino como cercano a lo que se llama "hermenéutica crítica y analógica". En Lima aplico la hermenéutica filosófica al estudio del pensamiento peruano y filosofía moderna. Trabajo como profesor de filosofía en la Universidad Nacional Federico Villarreal, así como en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. He escrito unos sesenta textos filosóficos, de historia de los conceptos, filosofia política e historia moderna. Tengo fascinación por el pensamiento antisistema y me entusiasma la recuperación de la política desde el pensamiento filosófico. Mi blog, Anamnesis, es un esfuerzo por hacer una bitácora de filosofía política. No hago aquí periodismo, no hago tampoco análisis político de la vida cotidiana- De hecho, la vida cotidiana y sus asuntos no son nunca materia del pensamiento.

sábado, 3 de diciembre de 2011

La influencia divina en las constituciones políticas. Parte II



Los dioses y la política
La influencia divina en las constituciones políticas

II.Descartes y las dos ciudades

Víctor Samuel Rivera
Universidad Nacional Federico Villarreal

Descartes, en el cuadro del Discours de la Méthode al que antes aludimos era consciente de que las ciudades, esto es, los espacios de sentido políticos, no corresponden casi nunca con la obra de un sabio legislador. Incluso puede haber un origen del Estado, o del Reino y un fundador. Pero no puede decirse lo mismo de la constitución política, esto es, del cuerpo de leyes que rigen un espacio y marcan su diferencia con otro u otros espacios. Descartes alude como contraste de su modelo de ciudad a las ciudades medievales o a las ciudades antiguas, construidas como un laberinto azaroso de edificaciones superpuestas a lo largo del tiempo. Alguna vez Freud utilizó esta analogía de la ciudad para referirse al orden de la mente humana y diferenciarla de la manera mitológica como se la suelen representar los filósofos modernos, como una inteligencia transparente y autónoma. Justamente, Descartes quiso sugerir que las ciudades, es decir, los espacios de sentido político, pierden las características que él atribuía a la racionalidad en ausencia de la inteligencia de un fundador, que sin un comienzo en sentido estricto no era posible un principio, que las ciudades no fundadas por un hombre o un conjunto de hombres eran vacías metafísicamente hablando. Podríamos decir que eran desfondadas, para seguir una metáfora cara al pensamiento de Descartes y del mundo moderno, decir que “carecen de fundamento”. Escribió alguna vez eso de los libros de Galileo: “construye sin fundamento”. Pero habría que pensar aquí lo mismo que Freud sobre la psyche humana, una vez concedido que la mente no es una entidad omnipotente análoga al Dios Todopoderoso del Cristianismo.

En el contexto de la comparación que hace Descartes con las ciudades antiguas la carencia de fundamento, el carácter desfondado del comienzo de las instituciones humanas debe ser considerado sólo en relación con aquello que les falta: un agente humano cuya biografía y posición en el tiempo sea identificable. El comienzo desfondado es una falta de fundamento, pero no una falta de principio. Las ciudades antiguas existen. Tienen, pues, un principio, un principio desfondado: habría que decir que el desfondamiento mismo es un principio, y un principio activo, pues es el principio desde donde hallamos con que no hay un comienzo.


Caetera desiderantur...

2 comentarios:

El Librepensador dijo...

¿Sabías que...

... durante un tiempo hemos seguido tu blog/web? Tras ello, consideramos tus artículos o reflexiones de alto interés para nuestros lectores y por esa razón te invitamos a colaborar en nuestro medio, donde encontrarás una audiencia y cotas de difusión muy elevadas.

Podemos asegurarte que no invitamos a cualquiera a colaborar, estamos seleccionando profesionales destacados y cualificados, mediante criterios muy exigentes

Puedes registrarte en la siguiente dirección

http://www.ellibrepensador.com/wp-login.php?action=register

Estaremos encantados de recibirte entre los nuestros, de que formes parte de nuestro equipo, y nuestro diario El Librepensador http://www.ellibrepensador.com sea parte tuya.

Eveling dijo...

Sumamente interesante este articulo. Las dos ciudades que me suena mucho a San Agustin con su civitas caeli y su civitas diaboli.

Tengo una pregunta profesor. Usted en primera instancia hace una definicion de lo que habria que entender por ciudad. Particularmente llama mi atencion lo de SIN FUNDAMENTO, pero con PRINCIPIO. Como es posible construir instituciones como la Iglesia, las universidades, etc, si no hay fundamento. Pero entiendo que lo metafisico es lo sin fundamento y lo concreto por llamarlo asi es lo que tiene principio. Entonces, desde mi perspectiva lo que esta intentando demostrar es estas dos ciudades agustinianas. Si pues, en la civitas diaboli todo tiene principio, porque tambien todo tiene fin. Pero en la civitas dei, no hay pricipio, sino fundamento, porque el fundamento es atemporal, el fundamento lo es todo.

Por favor, saqueme de esta duda.

 
VISITANTES
Contador
 
VISITANTES EN LINEA
tracker
 
ESTOY EN