Víctor Samuel Rivera

Víctor Samuel Rivera
El otro es a quien no estás dispuesto a soportar

Datos personales

Mi foto
Lima, Peru
Doctor en filosofía. Magíster en Historia de la Filosofía. Miembro de la Sociedad Peruana de Filosofía desde 1992. Como información general, tengo 51 años, hago pesas, crío tortugas peruanas Motelo y me enorgullezco de mi biblioteca especializada. Como filósofo y profesor de hermenéutica, me defino como cercano a lo que se llama "hermenéutica crítica y analógica". En Lima aplico la hermenéutica filosófica al estudio del pensamiento peruano y filosofía moderna. Trabajo como profesor de filosofía en la Universidad Nacional Federico Villarreal, así como en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. He escrito unos sesenta textos filosóficos, de historia de los conceptos, filosofia política e historia moderna. Tengo fascinación por el pensamiento antisistema y me entusiasma la recuperación de la política desde el pensamiento filosófico. Mi blog, Anamnesis, es un esfuerzo por hacer una bitácora de filosofía política. No hago aquí periodismo, no hago tampoco análisis político de la vida cotidiana- De hecho, la vida cotidiana y sus asuntos no son nunca materia del pensamiento.

martes, 29 de septiembre de 2009

Bagua: Los reyes regresan de la muerte

Acceda al artíulo correspondiente a este video en pdf haciendo click aquí

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No comprendo qué hace esto con Bagua.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Estimado Anónimo:


Como siempre, la norma de lectura de los videos está en el texto que los antecede. Lee el artículo y luego piensa el significado del video.


VSR

Ricardo Milla dijo...

Muy estimado Víctor Samuel:

Mucho se habla de que hay una reacción. Pero, ¿no es ella acaso posible sólo bajo un esquema lineal de la historia heredada del cristianismo y llevada al extremo en la modernidad? ¿En verdad es sólo posible ir hacia "adelante"? Si lo primero es cierto: no hay sentido, pues, para la reacción o la revolución, puesto que, siguiendo lo que expones y piensas, uno podría ir a lo largo de la historia como si se estuviese en un museo, esto es, la historia no es lineal sino que se puede ir arriba, abajo, adelante y atrás. Y lo segundo se responde con ello.

No es desquiciado pensar que los reyes regresan de la muerte. Hay príncipes en nuestro oriente cercano. En el oriente lejano. En la Europa. En los vestigios del incanato que reclaman ser reconocidos. Tal vez nunca murieron, sino sólo se alejaron, se retieraron. Pero ¿el ser está en retirada constante? ¿Será siempre débil? Mas si es el ser, ¿no puede acaso hacer lo que desee?

La posmodernidad y la hermenéutica, vistos desde este ángulo, nos abren una chance, una nueva posibilidad de existencia sin necesidad de superar la modernidad o la metafísica. Y es por ello que pensar que los reyes regresen de la muerte no es tan desquiciado después de todo. El pensar que recuerda no sólo hace presente lo pasado en un nivel epistemológico sino que abre un horizonte de posibilidad factual de que aquello que se recuerda pueda ser efectuado.

Saludos,
Ricardo.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Hola Ricardo;

Sobre la "reacción". No debe tomarse en el sentido del siglo XIX, o de antes de la Segunda Guerra. La "reacción" moderna es siempre una "resistencia" frente al acontecer, un contramovimiento que se fuerza frente al movimiento. Los contrarrevolucionarios del siglo XIX "resistían". La reacción hermenéutica no se resiste, sino que acepta. Acepta -al decir de Vattimo- las huellas, los monumentos VIVIENTES del tiempo pasado, en tanto estos son experiencia de sentido dentro del fin de la metafísica, que es también el fin de la historia. Los reyes que vuelven no son reaccionarios, son simplemente los reyes que vuelven, pues son de la herencia de nuestro envío. La muerte es su sentido de volver, pero vuelven porque viven.

Seguimos conversando.

VSR

Marina Carrión dijo...

Naturalmente que este corto sobre la muerte de Francisco José no es tan bueno como la película , sobre el mismo tema , que vimos en ocasión anterior.Claro que este nos muestra escenas verdaderas y justamente en eso radica su mérito.

Anónimo II dijo...

Mi estimado,

es complicado de aceptar que asumas un tema tan delicado como el de Bagua con estas formas nostálgicas, como que uno se sorprende de que cuando se usa la filosofía hermenéutica para ver temas sociales te sirves de figuras y tonos que más bien dan la impresión de una suerte de huida de la realidad, de refugiarte ensimismado. Aparte, cómo así sale Vattimo en esto?

Por lo que he podido leer, Vattimo y su filosofía son nihilistas, practican una filosofía "nihilista", de estar más comprometido con temas de emancipación y generación de autonomía en una sociedad compleja, mientras tú cada vez más andas en otro rollo -al menos en el tema moral-.

Slds.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Estimado Anónimo II;

En la hermenéutica es lo más básico recordar, tener en cuenta más a menudo cuál es el tipo de discurso que la filosofía tiene como propio. Podemos hablar de la tradición Heidegger, Gadamer, Vattimo. Los dos últimos recuperan al primero y le dan acentos, que explican el sentido de mi trabajo en el blog y, en general, en mis textos de los últimos años.

En la hermenéutica:

1. Pensar es recordar (anámnesis). Es un recordar que asume el pasado como deuda o como envío. Este envío tiene un efecto vinculante. El pasado es para ser recogido. Inclusive puede decirse que el pensar es repetir, es re-escenificar para comprender. El pasado es el horizonte de la comprensión. Vattimo dice: "porque es todo lo que tenemos". Eso es real cuando el pensamiento ha sido desalojado de su lugar moderno, que es el futuro (la revolución, los grandes cambios hacia el progreso).

2. El pasado es singularmente aquello que ocupa el lugar del fundamento. Pero no a la manera moderna, como "fundamentum inoncussum", sino en tanto pensar que se reactualiza. El pensar debe entenderse también como un conmemorar, celebrar, como un asistir comprometido. Ese asistir es un asistir a la celebración del pasado. El pasado pues, es real, es en realidad el ser mismo en su significación de nuestro ser presente.


Estas afirmaciones pueden hallarse muy claras en Verdad y Método de Gadamer, pero también en el Vattimo de la década de los 80, claramente influenciado por Gadamer aún.

un abrazo.

 
VISITANTES
Contador
 
VISITANTES EN LINEA
tracker
 
ESTOY EN