Víctor Samuel Rivera

Víctor Samuel Rivera
El otro es a quien no estás dispuesto a soportar

Datos personales

Mi foto
Lima, Peru
Doctor en filosofía. Magíster en Historia de la Filosofía. Miembro de la Sociedad Peruana de Filosofía desde 1992. Como información general, tengo 51 años, hago pesas, crío tortugas peruanas Motelo y me enorgullezco de mi biblioteca especializada. Como filósofo y profesor de hermenéutica, me defino como cercano a lo que se llama "hermenéutica crítica y analógica". En Lima aplico la hermenéutica filosófica al estudio del pensamiento peruano y filosofía moderna. Trabajo como profesor de filosofía en la Universidad Nacional Federico Villarreal, así como en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. He escrito unos sesenta textos filosóficos, de historia de los conceptos, filosofia política e historia moderna. Tengo fascinación por el pensamiento antisistema y me entusiasma la recuperación de la política desde el pensamiento filosófico. Mi blog, Anamnesis, es un esfuerzo por hacer una bitácora de filosofía política. No hago aquí periodismo, no hago tampoco análisis político de la vida cotidiana- De hecho, la vida cotidiana y sus asuntos no son nunca materia del pensamiento.

lunes, 25 de julio de 2011

News of the world/ Ricardo Vásquezs Kunze

News of the world
Ricardo Vásquez Kunze


Tomado del diario Perú 21, del 25 de julio de 2011

Todo el contexto en el que está siendo analizado el primer gabinete de Ollanta Humala no deja de trascender los estrechos linderos de la provincialidad del Perú en el gran teatro del mundo global. Cuando hablo de gabinete no hablo, por supuesto, de la mayoría de integrantes de centro izquierda que lo conforman, incluido el Presidente del Consejo, sino del único ministerio clave allí: el de Economía y Finanzas. Este ha recaído en manos de lo que Ollanta Humala y sus seguidores han denostado siempre como “neoliberales”. No habrá pues cambios por ahí pero, ¿hasta cuándo durará esta “continuidad ideológica”?

Pues hasta que la realidad del mundo así lo decida. Y entonces, aquí vienen las noticias del mundo. Resulta que el mundo está nuevamente al borde del colapso económico. En Estados Unidos el Presidente Obama, en pugna con el Congreso, ha anunciado que la potencia más rica de la Tierra está a punto de entrar en cesación de pagos, es decir, en bancarrota. Obama pide urgentemente que se levanten los topes legales de endeudamiento para poder cumplir con sus obligaciones, pero el Congreso se lo niega. Resulta que, así como en Europa, toda la riqueza de Estados Unidos no es sino la del crédito que, como vemos, ya no puede pagar. Estados Unidos –digo, su iniciativa privada– ha vivido durante los últimos 20 años en una inmensa burbuja financiera, invirtiendo en castillos de naipes que, llegados a un límite, tienen inevitablemente que derrumbarse. Sucedió a medias en 2008 y está a un paso del descalabro total ahora.

Y en Europa la cosa no va mejor, sino peor. Grecia, Italia, Portugal, Irlanda y España han llegado casi al límite de la quiebra, por no decir que están out. Si aún no han caído es porque Alemania y Francia, los países más ricos de la zona Euro, los sostienen a costos enormes. El rescate a Grecia le costará a Francia 20, 000 millones de dólares. El Reino Unido se ha negado a prestar un céntimo. La cosa es pues grave. Muy grave.

La tesis de que los mercados se regulan solos y que mientras más desregulación mejor para la economía de mercado, el libre comercio y la generación de riqueza ha fracasado. La tesis de que la iniciativa individual debe dejarse sin más límite que el libre albedrío de cada cual para que la economía crezca tiene necesariamente que repensarse. El mundo capitalista que se tambalea hoy es el ejemplo innegable. Llegado a un punto de acumulación de riqueza, esa fórmula sirve, sin duda. Pasado ese punto lo que genera la desregulación es el libertinaje que trae consigo la riqueza bamba, el fraude. Esa parece ser la lección que ningún liberal quiere asumir porque lo que antes era libertad de pensamiento hoy, como la riqueza bamba, se ha convertido en un prejuicio. Para sobrevivir el liberalismo necesita refundarse, pero nadie quiere darse por enterado dejándole la mesa servida a los dinosaurios de izquierda.

Estos, agazapados, esperan su momento. Y los liberales, ¿a quién tenemos? ¡A un tecnócrata de valedor! Castilla será el primero en salir volando.

No hay comentarios:

 
VISITANTES
Contador
 
VISITANTES EN LINEA
tracker
 
ESTOY EN